El dragón y el unicornio, El orgullo del dragón, Relatos

Libro sagrado: El libro de Aión

Hoy hemos anunciado en nuestras redes sociales más información sobre nuestra décima novela, que se publicará en marzo de la mano de Nocturna Ediciones. Las personas que normalmente nos leéis sabéis que hemos estado trabajando mucho en la construcción del nuevo mundo que queremos presentaros, que tiene desde calendarios propios hasta nuevas religiones. Entre las cosas que estamos descubriendo se ha encontrado un libro sagrado, El libro de Aión, que define la fe imperiante en la nación de Viria. Entre sus páginas podemos encontrar, entre otras cosas, el mito de la creación de esta religión, que hemos decidido dejar aquí transcrito para poder acercar a todo el mundo la historia que nos cuenta…

libro sagrado-viria-01

La creación

Al principio no existían más que Demonios en el agua, en la tierra y en el cielo. Lo llenaban todo, y con su presencia ponzoñosa contaminaban el mundo e impedían que nada pudiese nacer ni crecer. No había estrellas en el cielo, ni Sol, ni Luna que iluminase la noche eterna en la que el universo yacía sumido.

Entonces llegó Aión. Apareció rompiendo la oscuridad con la luz que provenía de su aliento, y de su boca salieron las llamas que trajeron el calor al mundo. Aión se abrió paso entre los Demonios y, convertido en dragón, clavó las uñas de sus garras en el suelo hasta que una gran grieta apareció. Así creó el Infierno, en el que vertió más de su fuego y lanzó a todos los Demonios sobre la tierra, el mar y el cielo. De las chispas que se alzaron hacia el firmamento nacieron las estrellas, que nunca dejarán de brillar hasta que el Infierno se hiele y los Demonios, acaso, salgan de nuevo a destruir el mundo.

Después, cerró la grieta y recorrió los yermos campos y los vacíos océanos. Descubrió que era el único ser viviente y decidió que el universo debía tener más vida, y que él la crearía. Así que se arrancó un par de escamas y las trituró con sus uñas: con un soplo de aire, creó los vientos y aquel polvo se coló en la tierra, lo que dio vida a plantas grandes y pequeñas, que podían ser alimento y veneno por igual, porque Aión lo crea todo atendiendo al equilibrio del mundo.

Una vez que hubo luz para los ojos mortales y briznas de hierba que pisar, además de frugal alimento, Aión tomó otra forma, una más pequeña y más frágil que había considerado adecuada en su mente, y caminó por el hogar que había creado, en el que todavía faltaban criaturas inteligentes. Si había usado sus escamas para crear naturaleza, usó su sangre para regar el suelo que iba pisando al avanzar, y de él crecieron los primeros animales, directamente de su esencia. Se acercó al mar y dejó caer dos gotas de sangre en las aguas, que se convirtieron en los peces, y aquellas que se llevó el viento se tornaron pájaros que planearon las corrientes de su aliento y decidieron su propio rumbo.

Pero su mayor creación no había llegado todavía. Para darle vida al hombre, usó arena húmeda a la que dar forma y una perla cubierta con su sangre, que metió en el pecho de la estatua que había creado. Tomó una gota de su propia saliva, que vertió en la boca del último ser para darle la habilidad del habla. Y, después, creó a muchos más como él. Cuando los tuvo acabados, sopló su fuego sobre ellos para secar sus cuerpos y los dejó abandonados sobre la tierra. Los primeros hombres yacieron exánimes durante una estación entera, fría y mojada, durante la cual el mundo comenzó a despertar sin ellos.

Sólo cuando el último copo de nieve se derritió sobre sus cuerpos abrieron los ojos y vieron el poder de su dios, a quien desde entonces, y hasta el final de los tiempos, honrarían con su existencia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s