Ladrones de libertad: Collen y Rick

¡Hola, piratillas! Hoy es lunes, y aunque nosotras estamos en Irlanda de vacaciones, la semana pasada os hicimos una promesa, y esta era que a partir de ahora cada lunes presentaríamos algo nuevo de Ladrones de libertad, la novela de piratas perteneciente al universo de Marabilia que se publicará en Nocturna el próximo 25 de septiembre.

Hoy queremos presentaros a dos personajes que ya aparecieron brevemente la semana pasada, pertenecientes a la tripulación de Jared: Rick y Collen.

Rickollen-low.jpg

Aunque os los presentamos a los dos, solo uno de ellos, Collen, será narrador activo de la novela. Aunque da igual: la mayoría del tiempo, allá donde está Collen también está Rick, siempre dispuesto a admirarlo y llenarlo de besos y caricias. Collen os diría que es un pesado, pero la realidad es que le encantan sus atenciones. Llevan tantos años en ese juego que es quererse que la vida sin el otro ya les parecería un poco menos vida. Collen es el encargado de mapas y navegación, un erudito y enamorado de los libros y las leyendas, siempre dispuesto a separar la ficción de la realidad. Rick, por su parte, es el encargado de la mayoría de trabajos de fuerza: su cuerpo grande le hace el mejor para encargarse de las velas o el ancla o de cargar mercancías especialmente pesadas. En carácter no podrían ser más diferentes, Collen todo calma, curiosidad y paz, Rick bromas y un espíritu incansable. Sin embargo, o quizá precisamente por eso, se complementan a la perfección.

Para saber cómo se conocieron y acabaron juntos tendréis que esperar a que la novela salga, pero para ir abriendo boca os dejamos este fragmento de primer capítulo de Collen:

Nunca imaginé que si alguna vez nos pillaban saldríamos vivos para contarlo. Creo que estoy esperando la persecución; que Gavin avise desde el puesto del vigía que hay barcos tras nosotros, porque el rey de Dahes se ha pensado mejor lo de colaborar con piratas. Vendrían dos, como cuando nos dieron caza, naves más grandes y rápidas que esta en la que vamos. Y esta vez nos hundirían, sin preguntar y sin dejar pruebas de que alguna vez intentaron negociar con nosotros. Así de fácil nos borrarían de este mundo, de la Historia.

Claro que los piratas nunca somos recordados por la Historia y, si lo somos, nunca es por nada honorable. Al menos esperaba poder haber resuelto algún misterio apasionante, desentrañado una leyenda de la que hablasen todos los libros. Ser un gran descubridor o el primero en pisar alguna isla remota. Gracias a mí esta tripulación ha encontrado tesoros increíbles, pero todavía hay mucho más que quiero ver y conocer.

Qué cerca he estado de no poder hacerlo.

—Hola, guapo, ¿estás solo?

Doy un respingo y vuelvo a la cubierta del barco, a este preciso momento, en algún punto al este de Dahes. Rick se ha apoyado a mi lado en la baranda. Tiene la camisa remangada, mostrando sus tatuajes, y pese a que la mañana es fresca está sudando; ha debido de ser laborioso poner en marcha la embarcación y él hace gran parte de los trabajos de fuerza.

—Me he distraído un poco. —Me separo de la baranda, poniéndome en marcha de nuevo—. Iba a ver si los de Dahes han tenido la dignidad de proveernos con alcohol. ¿Quieres venir?

Rick esboza su sonrisa de siempre, alegre y maliciosa.

—¿Me invitas a explorar lugares oscuros contigo? ¿Y dudas de mi respuesta?

—Las manos donde pueda verlas —le digo sonriendo mientras nos encaminamos hacia la bodega.

—Si está oscuro, lo cierto es que no podrás verlas.

—Y según tu razonamiento, eso significa que puedes ponerlas en cualquier lado, ¿verdad?

Rick parpadea, como si no fuera evidente.

—Lógica pura y dura.

No puedo evitar reír y el nudo en mi estómago se destensa un poco. Cuando bajamos las escaleras, el olor a cerrado me confirma que este debía de ser un barco en desuso para la corona. Para desgracia de Rick, sin embargo, el almacén no está a oscuras: varios orbes de luz del Taller iluminan un montón de cajas en las que supongo que están las provisiones.

—Creo que tu plan ha fallado. Una pena —le digo, con falsa lástima, mientras miro alrededor.

Aunque no puedo mirar mucho porque unos dedos cubren mis ojos al tiempo que un brazo atrapa mi cintura. Dejo escapar una exclamación.

—Mira, así no puedes verme tampoco. Y la luz es para que yo te vea mejor.

Sé que me va a besar ya antes de que me haga girar entre sus brazos y su boca encuentre la mía. No protesto. Ni siquiera abro los ojos, quizá porque así, como dice él, no puedo ver sus manos y puede ponerlas donde quiera. De hecho, son mis brazos los que se lanzan a su cuello, agarrándose a él. Las ganas de beber del capitán pueden esperar un rato. Esta también me parece una buena manera de comprobar que seguimos vivos.

Por eso dejo que sus labios me quemen en la boca. Por eso dejo que su cuerpo se apriete contra el mío y me alce; que me siente sobre una de las cajas y su boca se hunda en mi cuello mientras mis manos tiran de su camisa. Hasta hace unas horas pensaba que la última vez que sentiría que me ahogaba sería con una soga alrededor del pescuezo, no porque sus caricias me quitasen la respiración.

¡Hasta aquí por hoy! La semana que viene os presentaremos a otros dos personajes… Dos que no pertenecen a la tripulación 😉 Mientras, esperamos vuestros comentarios sobre Rick y Collen en esta web o en las redes sociales con el hashtag #LadronesDeLibertad

Anuncios

Ladrones de libertad: Jared y Nadim

¡Hola a todos y todas!

Como sabéis, hemos estado en el Festival Celsius la semana pasada, hablando de nuestras obras, firmando y fangirleando mucho con las grandísimas autoras y los autores que se han acercado a tierras asturianas en esta fiesta de la literatura fantástica, de ciencia ficción y de terror. Como cada año, el Celsius ha resultado maravilloso, una experiencia que nos llevamos para el recuerdo y que ya esperamos repetir el año que viene. Si nunca habéis ido a Avilés durante estos días mágicos, no sabemos qué estáis haciendo, pero deberíais guardar ya las fechas para la próxima ocasión.

Como prometimos, durante el encuentro que tuvimos el jueves no solo hablamos de novelas ya publicadas, sino que adelantamos algunos detalles de la nueva entrega de Marabilia, Ladrones de Libertad. Mucha gente se acercó hasta la carpa de actividades (¡unas 140 personas!) para escucharnos hablar sobre esta novedad. ¡Muchísimas gracias!

WhatsApp Image 2017-07-24 at 12.26.08

Sabemos que, por supuesto, muchas de las personas que nos leéis por aquí no pudisteis acercaros a Avilés, la tercerca entrega de Marabilia se publicará el próximo 25 de septiembre. Por supuesto, ya hemos dejado, como siempre, la cuenta atrás en el lateral derecho de la página, del mismo modo que hemos preparado una cuenta atrás para que pongáis en vuestros blogs si queréis hacerlo. Para ello, solo tenéis que copiar este código:

<iframe src=”http://www.arewethere.yt/-/72349.htm?type=embed&#8221; width=”243″ height=”333″ frameborder=”0″></iframe >

En Celsius también recordamos de nuevo que Ladrones de libertad puede leerse sin haber leído antes otros libros de Marabilia. Así pues, si no habéis leído antes Sueños de piedra Títeres de la magia, o solo uno de ambos, no os preocupéis: os enteraréis a la perfección de esta nueva historia en Marabilia.

Contamos también lo que ya se ha dicho bastante: es una historia de piratas. Piratas que quienes leyeron Títeres de la magia pueden conocer por una brevísima aparición, pero que en esta historia van a demostrar quiénes son de verdad y todo lo que tienen que contar. Y lo que todos estáis esperando: presentamos a dos de esos piratas. Si nos seguís en redes sociales, ya los habéis visto, pero dejad que os presentemos formalmente a Jared y Nadim:

Jared y Nadim

Jared y Nadim, ilustración by Lehanan Aida

Jared, el rubio, tiene veintinueve años y ya a los catorce se alzó como capitán del barco pirata Angelique. Sus escrúpulos suelen brillar por su ausencia, así como su buena educación: es directo y grosero, pero nunca en la tripulación se le protesta no por miedo sino por verdadero respeto hacia él. Quienes están a sus órdenes lo seguirían hasta con los ojos cerrados a cualquier plan o destino que él decidiera. Especialmente Nadim, su segundo de a bordo; mucho más tranquilo, aunque puede que más insensato en según qué cuestiones. Los une una búsqueda y una amistad de casi veinte años, aunque no siempre han formado parte del mismo barco. ¿Por qué? ¿Cómo se conocieron y llegaron a estar tan unidos? Bueno, eso no son cosas que contásemos en Celsius ni que vayamos a compartir hoy. Tendréis que esperar a septiembre para saber qué hay detrás de toda su historia.

Lo que sí compartimos en Celsius es que la novela comienza cuando este par de piratas, junto con sus compañeros, son atrapados. La condena parece inevitable. Ante esta situación, cada persona reacciona de una manera diferente. Y eso os vamos a enseñar hoy. Un poco más de ellos. Un poco más del principio de cada novela. Y a partir de hoy, cada lunes hasta que salga la historia os iremos enseñando algo nuevo: más personajes, algún fragmento, las ciudades en las que presentaremos, los detalles interiores, los primeros capítulos al completo, etc, etc, etc.

¿Todo listo para que el barco se ponga en marcha? ¡Zarpamos!

Bueno, a Jared ya lo conoces. Nunca podría definirlo con una palabra. ¿Qué palabra utilizarías tú? No es el mismo que conociste, por supuesto. Hace tiempo que dejó de serlo, como yo mismo. Como tú, supongo, estés donde estés. Todos hemos debido de cambiar. Ha sido mucho tiempo desde la última vez…

Creo que, pese a ello, tú conseguirías calmarlo. Harías que dejase de moverse por la celda como un animal enjaulado, dispuesto a saltar sobre cualquier presa que se acerque a los barrotes que nos mantienen presos. Sólo que nadie ha venido desde que nos lanzaron aquí dentro y eso fue hace ya demasiadas horas como para contarlas. Hay soldados al final del pasillo que cambian las guardias, pero no se acercan a nosotros ni cuando Jared les increpa ni cuando Rick intenta bromear con ellos ni cuando Sabir les hace insinuaciones sobre erguir sus lanzas. Se mantienen callados, impasibles, en un silencio que no hace más que frustrar a nuestro capitán. Sus paseos por nuestra celda —compartida, demasiado pequeña para ambos— no cesan. Apenas lo veo con la poca luz que hay en el pasillo de los calabozos. Sólo oigo las conversaciones de mis compañeros en otras celdas, hablando en susurros que me cuesta desentrañar. Creo que reconozco el sonido de algún beso e imagino que así es como intentarán llenar las últimas horas Collen y Rick. Por un momento me los imagino colgando de la horca, e incluso entonces tienen los dedos entrelazados. Ocuparán lugares muy juntos entre las estrellas, no me cabe duda.

Si tú estás allí arriba, seguro que hasta alcanzándote estaremos a años de distancia, como miembros de constelaciones contrarias. Puede que pasemos a formar parte de los Gemelos, cada uno completando un cuerpo diferente.

El enésimo intento de Jared por echar la puerta abajo, con un grito de frustración, me obliga a volver a la oscuridad de la celda, sin noche ni astros. Nuestro capitán sacude los barrotes, aferrado a ellos como si sus manos pudieran fundir el metal.

—Sabes que no vas a conseguir nada, ¿verdad?

Mi voz es extraña y me rasga la garganta. Suena ronca, estrangulada. No tanto como llegará a estarlo en cuanto el sol aparezca, claro. Vuelvo a tragar saliva porque siento la boca seca. Quizá no pretendan matarnos en una plaza para dar alguna lección al pueblo; puede que ni siquiera nos consideren tan importantes y por eso nos dejarán aquí abandonados, muriendo por inanición.

Jared se gira hacia mí, con la mirada enfurecida que suele gobernar sus ojos cuando las cosas no salen como quiere. En eso no ha cambiado tanto desde que tú lo conociste. Ya por aquel entonces tenía mal genio.

—En algún momento alguien tendrá que venir a sacarnos de aquí.

Me acomodo en el suelo húmedo de la celda, echando la cabeza hacia atrás y cerrando los ojos. O uno de ellos, en realidad: el otro ni siquiera consigo abrirlo, después de un puñetazo demasiado certero.

—Sí, alguien vendrá. Para llevarnos al cadalso. No sabía que tú también tuvieras tantas ganas…

Un resoplido.

—Vengan a lo que vengan esos cabrones, usaremos el momento para escapar.

—Por supuesto. Con nuestras incontables armas…, que nos han quitado.

—Todavía tenemos los puños.

—Cogidos con grilletes.

—Pues les ahogaremos con ellos.

La resolución de Jared y su gran imaginación tampoco han cambiado, ya lo sabes.

—Sin duda serán lo bastante estúpidos para venir de uno en uno y permitirnos movernos tan rápido.

—Sin duda no saldremos vivos de aquí si es por tu colaboración

—Ah, el realismo, siempre tan injustamente desprestigiado…

El lunes que viene, 31 de julio, volvemos con dos nuevos personajes. Pista: se han mencionado en la parte que hemos enseñado 😉

¡Buena travesía!

Festival Celsius 232 y ¡Marabilia #3!

¡Hola a todas y todos!
Como habréis notado, hemos estado desaparecidas desde la Feria del Libro de Madrid, pero ha sido por una buena causa: hemos pasado las horas absorbidas por algunos proyectos. Tanto, de hecho, ¡que todavía no hemos hablado apenas de nuestra nueva novela!

La tercera entrega de la saga Marabilia se titulará Ladrones de libertad y verá la luz en septiembre de este año, de la mano de Nocturna Ediciones. Si nos seguís en otras redes sociales ya habréis visto la cubierta (realizada, como en las anteriores entregas, por Javi Araguz), pero si no habéis tenido la oportunidad, aquí tenéis el recorrido:

CUB_LADRONES.indd

Desde luego, nosotras no podríamos estar más enamoradas del resultado.

¿Cómo? ¿Que queréis más información sobre Ladrones de libertad? Seguro que os acordáis, si habéis leído Títeres de la magia, de ciertos piratas con los que Clarence y Hazan se encuentran en su viaje. Ellos son los indiscutibles protagonistas de esta novela, narrada a cuatro voces y donde os presentamos a varios personajes nuevos a los que no podemos evitar tenerle un cariño especial y puede que algún personaje habitual en otras novelas de Marabilia. Esta es la sinopsis que ya podéis consultar en Goodreads o en esta misma página, en el apartado de “libros”:

La tripulación del Angelique está orgullosa de ser lo que es: una tripulación de piratas. Su día a día consiste en navegar por los mares de Marabilia entre aventuras, asaltos a barcos y búsqueda de riquezas: en definitiva, los piratas del Angelique viven sin acatar leyes ni obedecer órdenes de nadie. 

Hasta que el rey Geraint de Dahes los captura y todo apunta a que eso se ha terminado. La pena por piratería es la muerte. A no ser, claro, que alguien les proponga un trato que les permita salvarse… Uno que a su vez ofrezca la posibilidad de una venganza muy ansiada. 

Ante un tesoro tan valioso como la libertad cualquier precio parece escaso.

Si aún tenéis ganas de saber más os animamos a que si estáis por Avilés esta semana, os paséis por el Festival Celsisus 232, del que ya somos habituales, porque este jueves 20 tendremos un evento. Como podéis ver en el programa, estaremos a las 13.30 en la Carpa de Actividades con Sebas G. Mouret hablando de nuestras novelas y, en especial, de este lanzamiento. Pero no solo eso, sino que tendremos un sorteo de algo muy especial… Y hasta aquí podemos contar.

Después del encuentro estaremos firmando nuestros libros y… bueno, puede que os encontréis con nuevas postales de nuestros personajes.

Muy pronto iremos anunciando más cosas sobre la novela, dando información y presentándoos a estos nuevos personajes de los que, esperamos, os enamoréis tanto como nosotras. ¿Hay ganas?

Por el momento, nos vemos por el Celsius 232 (si tenéis la oportunidad de ir) y por redes sociales. ¡Un abrazo!